Está aquí: HomeArticulosHª de la Filosofía

La fotografía, el pin-art y el helenismo

Como hemos visto, la filosofía helenística centra sus esfuerzos en encontrar una salida digna para los individuos sumidos en el caos de la transformación del mundo antiguo. A la vez que se expanden enormemente los límites de la cultura griega gracias a las conquistas de Alejandro Magno, desparece el modo tradicional de organización de la vida social: la polis. El ciudadano ya no se siente vinculado en las decisiones que atañen a la vida política dado que esas decisiones ya no le tienen a él en cuenta: se toman en centros de poder alejados de su vida cotidiana. Es un cambio que ocurre en muy poco tiempo, de ahí la sensación de crisis que impulsa a la filosofía a dirigirse al campo de la ética: ante un mundo caótico y en transformación solo queda la salida de buscar el acomodo más digno para ser feliz. Esto no quiere decir que se abandonen otros campos filosóficos ya iniciados en los grandes clásicos Platón y Aristóteles; simplemente el esfuerzo intelectual se centra en los aspectos prácticos más que en los teóricos de comprensión del mundo (aunque también es ésta la época en que se desarrollan enormemente los estudios de carácter científico en la ciudad de Alejandría). Es más, las concepciones prácticas del helenismo se presentan en coherencia con sus planteamientos acerca de cómo es el mundo y como podemos conocerlo.

Leer más...

Sofistas

Aunque ya hemos hablado anteriormente de los sofistas, no está de más aprovechar la oportunidad que me produce la lectura de "Epicuro, el sabio" (cómic de William Messner-Loebs y Sam Kieth, publicado en Barcelona este año 2009 por Norma Editorial) para retomar el asunto.

Ya sabes que los sofistas no tenían muy buena fama entre algunos de sus contemporáneos: que si eran unos mercaderes de la educación, que si sólo se preocupaban de la retórica -el arte de hacer discursos o de discutir con las palabras-, etc. La viñeta es un buen ejemplo de esta visión y puedes pulsar sobre ella para ver la página completa.

No obstante ha de reconocerse la importancia que tuvieron a la hora de establecer una moral basada en el acuerdo, el descubrimiento de que las leyes son obras humanas (no divinas) y, por lo tanto, pueden cambiarse, la importancia de la educación en la nueva sociedad democrática ateniense... Vamos, que no eran tan malos.

De paso, aprovecho para recomendarte la lectura del cómic (se toma algunas licencias, pero por ahí aparecen Epicuro, Platón, Sócrates, los pitagóricos, Aristóteles, Filipo II de Macedonia y su hijo Alejandrito -que luego sería el Magno-... y un montón de divinidades y humanidades) . Y aprovecho de nuevo para establecer el enlace entre diversas formas de expresar el pensamiento: el cine, el cómic, la música, el diálogo, la filosofía...

Biografía de Aristóteles

En ocasiones te he comentado que es importante conocer el contexto de un autor para entender su filosofía; lo hablamos con Platón y ahora quisiera plantearlo con el nuevo tema que hemos empezado en Historia de la Filosofía. Veamos qué cosas son interesantes para entender mejor lo que dice...

Leer más...

Santo Tomás está de actualidad

Tomás de AquinoEl Premio Nobel de la Paz 2009 fue concedido al presidente de los EE.UU. Barack Obama.

Independientemente de la polémica que suscitó la concesión de este premio me ha parecido interesante mostrar el paralelismo existente entre su discurso en el acto de entrega del premio (año 2009, siglo XXI) y las palabras de un personaje que estamos estudiando en Historia de la Filosofía: Santo Tomás de Aquino (siglo XIII). Junto con el texto medieval (en negro) se situan los fragmentos del discurso de Obama (en rojo) para que podamos ver su relación. Os invito a aprovechar la lectura para reflexionar sobre el concepto de "guerra justa" y también para disfrutar de la estructura textual del escrito medieval.

Tomás de Aquino. Summa Theologica, II-II Qu. 40

Tres cosas se requieren para que sea justa una guerra.

Primera: la autoridad del príncipe bajo cuyo mandato se hace la guerra.
No incumbe a la persona particular declarar la guerra, porque puede hacer valer su derecho ante tribunal superior; además, la persona particular tampoco tiene competencia para convocar a la colectividad, cosa necesaria para hacer la guerra. Ahora bien, dado que el cuidado de la república ha sido encomendado a los príncipes, a ellos compete defender el bien público de la ciudad, del reino o de la provincia sometidos a su autoridad. Pues bien, del mismo modo que la defienden lícitamente con la espada material contra los perturbadores internos, castigando a los malhechores, a tenor de las palabras del Apóstol: No en vano lleva la espada, pues es un servidor de Dios para hacer justicia y castigar al que obra mal (Rom 13,4), le incumbe también defender el bien público con la espada de la guerra contra los enemigos externos. Por eso se recomienda a los príncipes: Librad al pobre y sacad al desvalido de las manos del pecador (Sal 81,41), y San Agustín, por su parte, en el libro Contra Faust. enseña: El orden natural, acomodado a la paz de los mortales, postula que la autoridad y la deliberación de aceptar la guerra pertenezca al príncipe.

Es por eso que debemos reforzar esfuerzos de mantenimiento de la paz a nivel regional y por la ONU, y no dejar la tarea en manos de unos cuantos países.

Se requiere, en segundo lugar, causa justa.
Es decir, que quienes son atacados lo merezcan por alguna causa. Por eso escribe también San Agustín en el libro Quaest.: Suelen llamarse guerras justas las que vengan las injurias; por ejemplo, si ha habido lugar para castigar al pueblo o a la ciudad que descuida castigar el atropello cometido por los suyos o restituir lo que ha sido injustamente robado.

Surgió el concepto de “guerra justa”, que proponía que la guerra solamente se justifica cuando cumple con ciertas condiciones previas: si se libra como último recurso o en defensa propia; si la fuerza utilizada es proporcional y, en la medida posible, si no se somete a civiles a la violencia.
El mundo respaldó a Estados Unidos tras los ataques del 11 de septiembre y continúa apoyando nuestros esfuerzos en Afganistán, debido al horror de esos atentados sin sentido y el principio reconocido de defensa propia. De la misma manera, el mundo reconoció la necesidad de confrontar a Sadam Husein cuando invadió Kuwait, un consenso que envió un mensaje claro a todos sobre el precio de la agresión. Es más, Estados Unidos -- de hecho ningún país -- puede insistir en que otros sigan las normas si nosotros nos rehusamos a seguirlas. Pues cuando no lo hacemos, nuestros actos pueden parecer arbitrarios y menoscabar la legitimidad de intervenciones futuras, por más justificadas que sean.

Se requiere, finalmente, que sea recta la intención de los contendientes; es decir, una intención encaminada a promover el bien o a evitar el mal.
ObamaPor eso escribe igualmente San Agustín en el libro De verbis Dom.: Entre los verdaderos adoradores de Dios, las mismas guerras son pacíficas, pues se promueven no por codicia o crueldad, sino por deseo de paz, para frenar a los malos y favorecer a los buenos. Puede, sin embargo, acontecer que, siendo legítima la autoridad de quien declara la guerra y justa también la causa, resulte, no obstante, ilícita por la mala intención. San Agustín escribe en el libro Contra Faust.: En efecto, el deseo de dañar, la crueldad de vengarse, el ánimo inaplacado e implacable, la ferocidad en la lucha, la pasión de dominar y otras cosas semejantes, son, en justicia, vituperables en las guerras.

Creo que se puede justificar la fuerza por motivos humanitarios, como fue el caso en los países balcánicos o en otros lugares afectados por la guerra. La inacción carcome nuestra conciencia y puede resultar en una intervención posterior más costosa. Es por eso que todos los países responsables deben aceptar la noción de que las fuerzas armadas con un mandato claro pueden ejercer una función en el mantenimiento de la paz.

Cuando hay genocidio en Darfur; violaciones sistemáticas en el Congo, o represión en Birmania, deben haber consecuencias. Sí, habrá acercamiento; sí, habrá diplomacia – pero tienen que haber consecuencias cuando esas cosas fallen.

Créditos de las fotos: iceman9294 via photopin cc. y Rafael Robles L.

Redes sociales

Twitter

@agus98117 Por cierto, había ido al médico. Hay que madrugar más 😆
@agus98117 Revisando, he visto que tienes tres materias. Solo necesitas matricularte de esas tres. A las demás pued… https://t.co/yfalk2qfV7

Sobre Cucuvaya

¿Qué es Cucuvaya?

Literalmente sería la transcripción al castellano de la palabra griega κουκουβάγια que significa lechuza o mochuelo. La lechuza es el animal que acompaña a la diosa Atenea, protectora de Atenas y símbolo de la sabiduría.