Está aquí: HomeNuestros BlogsFilosofíaHacía frío, un frío de muerte

Hacía frío, un frío de muerte Destacado

Publicado en Filosofía
Escrito por  07 Mayo 2015 ¡Escribe el primer comentario!
Valora este artículo
(3 votos)

Bajaba las escaleras a toda velocidad. Llegaba tarde, como de costumbre. Con el desayuno aún sin digerir se disponía a calzarse y a despedirse de su más fiel amiga, aquella que le había acompañado desde los cinco años. Iba feliz, justo era su último examen antes del verano y los rayos de sol entraban por una de las ventanas del garaje. El tiempo le transmitía libertad. Se agachó al lado de su especie de casa para intentar llegar a ella, pues siempre se escondía y dormía lo más adentro posible. Pero al tocarla se le vino el alma abajo, se le heló el corazón. Su respiración comenzó a precipitarse y su mente le hacía pensar que no pasa nada. Pero el pelo de Cindy parecía hielo, su cuerpo estaba frío y tenso. Comenzó a llamarla suavemente, en bajo, pues el estado en el que se encontraba no le permitía pronunciar palabras con el mismo tono de siempre. Una voz débil no consiguió despertarla y era probable que se hubiera quedado dormida para siempre. Su compañera no se movía, no ladraba, no respondía. Al abrazarla no sintió su cariño ni su calor, era como abrazar a un objeto, sin sentimientos. Ahí dentro no quedaba nada vivo. Se había encontrado con la muerte, como si le separara de aquella criatura, como si le hubiera pegado un puñetazo e insultado con tono vacilante. Ni siquiera era consciente de lo que ocurría, no podía expresar la rabia que sentía por dentro. Con aquella voz débil que se apoderó de ella, intentó gritarles a sus padres sin encontrar la frase que mejor adornara lo que acababa de hallar, todos los vocablos le sonaban muy fuertes, excesivamente crudos, tales como la realidad.

Había perdido aquello que más quería, que más abrazaba y quien más la entendía en el mundo. Pero lo peor fue que ella lo había descubierto, era ella quien tenía que comunicar la noticia, quien tenía que madurar súbitamente, pues había sido elegida mensajera de la muerte. En los días próximos se sentía completamente sola. Daba igual el cariño que sus padres, su hermana o sus amigos le podían dar, o las frases de consuelo de la gente. Era un vacío que nadie podía reemplazar y que temía que quedara así para siempre. Aunque parezca una exageración por no tratarse de un ser humano, ella nunca le había hecho daño, inlcuso era la que más le había protegido.

Es entonces cuando aunque supuestamente ya lo sabía y eras consciente de ello, comienza a tenerle miedo a la muerte. Porque ha comprobado lo que es tenerla en frente, lo que es estar rodeado de un muro helado, lo que es que todo cambie de un día para otro.

Supongo que es un proceso de madurez que te hace apreciar, aunque suene muy surrealista, todo en la vida. No sé. Lo miras desde otro punto, desde el lado positivo. Intentas sacar provecho de todas las cosas deprimentes o patéticas que hagan que te sientas mal. Tienes miedo a la muerte, quieres hacer tantas cosas en la vida que no sabes si te va a dar tiempo, quieres vivir. Así, mucha gente imagina la figura de la muerte como aparece en los dibujos animados: encapuchada con una capa negra y un hacha en la mano; sin embargo yo me la imagino como un fantasma compuesto por el gas que sale de la sublimación del agua que va adquiriendo la forma de los cuerpos en los que se sumerge.

A pesar de que eso me produjo una sensación de vacío y confusión, creo que el hecho de que yo haya sufrido tal acontecimiento aquella mañana me ha otorgado la inefable capacidad de no preocuparme por cosas inútiles y tontas, de intentar sacar todo lo bueno de lo no tan bueno y de hacer que lo terrible no parezca tan terrible.

Sinceramente, no es el miedo a sufrir o a pasarlo mal, sino el miedo a hacer sufrir a los que queden en el mundo, a los que como yo se encuentren con la muerte una fría y efímera mañana de Junio.

 

photo credit: Frozen Bloom via photopin (license)

Deja un comentario

Redes sociales

Twitter

Ya os he dicho que estamos en obras… seguimos abiertos, pero se avecinan cambios. https://t.co/ebmT6b92eO
Philosophy is coming. Cucuvaya. https://t.co/HGDseGc3cC

Sobre Cucuvaya

¿Qué es Cucuvaya?

Literalmente sería la transcripción al castellano de la palabra griega κουκουβάγια que significa lechuza o mochuelo. La lechuza es el animal que acompaña a la diosa Atenea, protectora de Atenas y símbolo de la sabiduría.