Está aquí: HomeNuestros BlogsAntiguos AlumnosParece mentira, 2015

Parece mentira, 2015 Destacado

Publicado en Antiguos alumnos
Escrito por  30 Diciembre 2015 ¡Escribe el primer comentario!
Valora este artículo
(0 votos)

Parece mentira.

 

Querida yo hace 365 días (válido para todos los que vais a hacer un cambio este año, para los que empezáis el instituto, os vais de casa, acabáis la universidad, cambiáis de trabajo, etc.)

 

Querido nudo en la garganta, te estoy viendo, hecha un ovillo sobre la cama, quizás dormida entre los libros y el ordenador, pensando en el examen que se acerca; aguanta. Te suplico con todas mis fuerzas que no te rindas, te aseguro que lo lograremos, que nada podrá con nosotras, y sé que te rendirás… que lo dejarás, pero te arrepentirás. Un año después también estamos entre apuntes, pero hemos elegido estar aquí, hemos elegido que nuestro único momento libre sea para estudiar. Te prometo de verdad, que llegará ese día, que presentaras tu maravilloso proyecto, que subirás a ese escenario y que te darán tu diploma. Ese por el que has luchado. Ese al que aun estoy haciendo un hueco en la pared.

Lo siento, aun no he podido colocarlo donde tu pensabas, pero llegará. Al igual que han llegado los otros cinco diplomas. Eso sí que no te lo esperabas, pero también lo vas a lograr.

Así que por favor, hazme caso por una vez, levántate, súbete a los tacones y ponte tu vestido favorito.

Cómete todas las uvas que te dé la gana, que la buena suerte la tienes en los ojos reina. Bébete todas las copas que puedas, que ya habrá tiempo de recordar mañana. Mamá te lo recordará. Te lo prometo. Te lo recordará durante todo el mes. Todo lo que tienes que hacer y el poco tiempo libre que te queda, todo lo que has luchado por llegar a donde estás, que no lo puedes tirar ahora. Tiene razón. Si. Claro que la tiene.

Pero te da igual. Venga, ponte los zapatos de una vez que se hace tarde.

 

Sí, sigo guardando esos zapatos para las ocasiones especiales, como hacías tú. Tienes que ver cómo a nuestro jefe le encanta que crucemos el rellano en ellos, se me olvidó decirte que tenemos jefe, pero ya llegaré a ello.

 

Ahora céntrate en tus dos últimos meses de carrera, y en esos niños que te van a estar esperando día tras día, no van a fallar a darte besos. Aprovéchalo tú que puedes, yo sigo deseando poder volver allí y no salir nunca jamás.

 

Y sal. Todas las noches. Nunca jamás digas que no a una invitación. Por favor.

Sé que lo has hecho muy bien. Nos lo hemos ganado a pulso, aunque te hayas llevado unas cuantas caídas, las cicatrices en las rodillas me recuerdan lo fuerte que eres. ¿Sabes qué? Ya no necesitamos hacernos las fuertes, ahora somos fuertes y tenemos todo aquello que queremos.

 

Disfruta de los viajes, vas a recorrer medio mundo, y el otro medio lo recorreremos pronto. Aprovecha cada rayo de sol, cada sonrisa de un desconocido por la calle. Y cuando llegue tu momento, camina orgullosa al escenario donde te graduarán, gírate y sonríe. Por todos los que una vez te dijeron que no podías, que no debías, que no lo harías, salúdales con la mano desde lo más alto. ¿Te cuento un secreto? Esas personas se han estancado, más de lo que estaban, y sinceramente, no puedo ser más feliz por ello.

 

Y sal a correr, corre porque nos lo merecemos, porque nuestra salud debería ser lo primero, aunque lo dejemos para lo último, este año te llevarás unos cuantos sustos. No es nada grave. Solo necesitas que te mimen. Y deberías ver qué bien lo van a hacer. Es una de las mejores partes del año.

 

Cuando llegue el verano, y empieces a trabajar, pon ilusión, es lo mejor que nos ha pasado en la vida, cuando tú empezaste no pintabas nada, yo soy la jefa de departamento, así que por favor, haz todo lo que has hecho para que yo esté aquí. Porque te aseguro que nunca habíamos soñado con llegar tan alto en tan poco tiempo, hemos trabajado muy duro para llegar hasta aquí, no la fastidies. Y como te dije antes, sigue poniéndote esos zapatos todos los días, si, trabajar se ha convertido en una ocasión especial, sobre todo desde que eres la niña favorita de los ojos del jefe. Esa es la mejor parte del día!

 

Pero sobre todo, acuérdate de ella, por favor. Nunca te olvides que tiene la sonrisa más bonita del mundo aunque te hable desde la otra punta del universo. Aunque pasen dos semanas sin hablar, te prometo que el día que vuelva, y corra hacia ti para darte un abrazo se parará el mundo y todo volverá a tener sentido. Te lo prometo.

 

Y cuando alguien se quiera ir de tu vida… déjale ir, nunca se nos ha dado bien atar a nadie a nuestro lado, no se nos va a dar bien ahora. Y tú y yo seguiremos bien, desde el último bajón han pasado meses y no hay ni rastro de la ansiedad. Así que aunque en el momento llores mucho, estaremos bien, saldremos de esa como de todas las demás y seguiremos hacia delante.

 

¿Te puedo pedir un favor más? No dejes de leer poesía al abuelo. Él sonríe cada vez que entras por la puerta y sigue sonriendo el resto del día aunque ya no estés. Aprovecha todo el tiempo que podamos con él, sabes que le echaremos de menos.

Y sal a bailar, ponte un vestido cuando nieve, píntate los labios de rojo para esa entrevista de trabajo, compra flores, corre, emborráchate todas las noches, envía un mensaje ahora mismo, sigue escribiendo todas las noches, y sigue poniéndome retos, podrás con ellos.

 

No te asustes. Las cosas van a cambiar mucho. Tendrás que tomarte mucho tiempo para ti para superar lo que viene, pero eres fuerte. Estudia, todo lo que puedas. Ríe, como si el mundo se fuese a acabar. Llama a tus amigas, que las tenemos un poco olvidadas. Báñate en la playa en pleno octubre. Pero sobre todo, no te asustes, porque un día alguien te va a abrazar por la espalda y te va a dar un beso en el cuello, después de eso, todo empezará a ir tan deprisa que perderás el equilibrio. En ese torbellino te espero, dando vueltas en el ojo del huracán, me encontrarás, aunque no creas que eres tú misma, en esto es en lo que te has convertido.

 

Nunca pensé que diría esto, pero estarás orgullosa de ti misma. Y solo por eso, mañana me volveré a levantar, me volveré a poner mi vestido favorito, y me emborracharé hasta que salga el sol.

Espero que dentro de un año, me digan que era lo correcto. Y que eso nos ha llevado a la cima del mundo.

 

 

Feliz 2016 princesa, nos lo hemos ganado con uñas y dientes. Chin chin!

 

 

photo credit: ¡arriba esos tacones! via photopin (license)

amaapola

Desde aquel día el se enamoro de ella, queriendo plenamente sus monstruos, sus inseguridades y su mal genio.

Ella amaba por los dos, en silencio solía repasar todos aquellos bonitos momentos que al recordarlos le llenaban el corazón, estaban locos el uno por el otro, sin puntos suspensivos, sin punto final.

Deja un comentario

Redes sociales

Twitter

@agus98117 Por cierto, había ido al médico. Hay que madrugar más 😆
@agus98117 Revisando, he visto que tienes tres materias. Solo necesitas matricularte de esas tres. A las demás pued… https://t.co/yfalk2qfV7

Sobre Cucuvaya

¿Qué es Cucuvaya?

Literalmente sería la transcripción al castellano de la palabra griega κουκουβάγια que significa lechuza o mochuelo. La lechuza es el animal que acompaña a la diosa Atenea, protectora de Atenas y símbolo de la sabiduría.