Está aquí: HomeNuestros BlogsÉtica

Ahogados

Publicado en Ética
Escrito por 04 Junio 2015

Estaba pensando el otro día sobre qué podía hacer el artículo. No se me ocurría nada y la inspiración no llega. Pero va a ser verdad eso de que “Las cosas llegan cuando las dejas de buscar”.

Allí estaba, en plena portada, “Los montañeros Asturianos de Nepal siguen vivos”, y una foto suya.

En un principio dije “Menos mal, me alegro por ellos” pero luego, dándole dos vueltas, pensé: ¿Y dónde queda la información de los miles de muertos y heridos nepalíes, que siguen ahí, luchando cada día?”

3+2=0

Publicado en Ética
Escrito por 14 Marzo 2015

Hace unas semanas estaba con el móvil cuando me llegó un whatsapp con la imagen de un vestido azul con adornos negros (según mi opinión) con la siguiente pregunta: ¿De qué color ves el vestido?.  Claramente yo lo vi azul y negro, pero según cómo vieras la imagen lo veías o azul y negro o blanco y dorado (realmente era azul y negro). Al día siguiente le dedicaron una hoja en el periódico y si ponías la sexta noche podías ver cómo debatían sobre este vestido que lucía la presentadora. Pero el caso no es de qué color sea el vestido, lo importante es que habiendo otros temas muchísimo más  importantes que tratar es que se le dé tanta atención a esta prenda.

Es gracioso cómo, cuando dos adolescentes de instituto mantienen relaciones sexuales y es descubierto públicamente, comienza un escándalo:

"Dios mío, se la chupó a *inserte nombre*" "Es más puta que las gallinas", "Seguro que está embarazada"...

Sinceramente, la humanidad habrá avanzado y mejorado en cantidad de cosas, pero en el "sexo" en sí la cosa sigue igual. No me refiero a lo que viene siendo el acto sexual, sino al "Tabú" de ello.

La sociedad hoy en día ha cambiado mucho desde hace unos pocos años: antes eran los padres los que ponían los castigos o los que te daban un cachete si hacía falta, éstos se hacían respetar. Pero ahora son los hijos los que pegan y puede que amenacen o maltraten. ¿Cómo hemos llegado a esto?

La percepción que tienen los adultos sobre las formas de ocio de los adolencentes en la actualidad responde a los cambios que han producido la tecnología y la aceptación social de algunas drogas legales en los últimos años.

Era el día de navidad, estábamos toda la familia reunida; habíamos acabado de comer y llegaba la hora de recoger la mesa y me dijo: “Venga, Laura, recoge la mesa”. Yo dije: “¿y por qué no lo hace mi hermano?”. Entonces fue cuando me contestó: “No queremos maricones en esta casa”.

Cuando hablas del amor entre jóvenes y entre adultos, simultáneamente piensas que los adultos opinan sobre el amor de manera madura y que los jóvenes son más infantiles sobre el tema. Yo no digo que no, por suerte estoy a diario con muchas personas con exceso de hormonas (incluyéndome a mí) y sé a ciencia cierta que se suele tener una visión más inmadura en el punto de vista adolescente. Pero lo que ahora yo me cuestiono es: ¿es completamente cierto? Normalmente hubiese dicho que sí, pero tras pensarlo me di cuenta de que la afirmación no es del todo acertada.

Por desgracia la mayoría de nosotros tendemos a comentar este tipo de temas con mayor confianza con los amigos que con las personas a las que realmente deberíamos. Con esto me refiero a los parientes más cercanos, ya que es más lógico tener este tipo de confianza con las personas con las que compartimos la mayor parte de nuestra vida y a las que se les suele tener un amor incondicional. ¿Por qué no tenemos ese tipo de confianza con ellos? ¿Por qué seguimos pensando que no está bien hablar de este tipo de temas en familia?

El día en el que Adan, o la mona Lucy para los no cristianos, decidieron no taparse los pezones, empezó todo.

Fácil, salgan a la calle y observen cuántos padres ven arrastrando carricoches y a cuántas madres jugando al balón con sus hijos.

Los sentimientos. Algo que todas las personas tienen es lo que nos distingue de las máquinas. Sí que hay gente más pragmática o que se siente bien causando dolor, pero las personas hacen determinadas acciones y toman decisiones basándose en lo que les hará sentirse mejor y les emocione aunque dure poco tiempo. Hay muchos tipos de sentimientos desde el amor hasta el odio; se dice que entre estos dos hay solo un paso, pero yo no lo creo. Pienso que hay muchos más sentimientos, que no todo es blanco o negro y que elijas lo que elijas o te toque el que te toque a lo largo de tu vida habrá más de una vez en el que ese sentimiento te haga sufrir. Pero puedo decir que hay personas que incluso se les nubla el juicio y dejan de pensar en todo, no saben ocultar lo que sienten y creo que sufren por no tener lo que quieren, lo que desean. Sin embargo otras deciden ocultar, no es que no sientan, sino que prefieren guardárselo, esas personas son las que suelen escuchar y entender, las que tienen respuestas para los demás. Y al final son los que sienten más fuerte con más pasión.

Alguna vez te has planteado ¿por qué la sociedad en la que vivimos está llena de estereotipos, y que si no los seguimos o mejor dicho "cumplimos" somos considerados como la parte rara de la sociedad y en algunos casos incluso rechazados?

¿Por qué tenemos que ser todos iguales? Desde que nacemos somos "programados" para diferenciarnos sexistamente; es decir, si eres una niña la chaquetita rosa y los pendientes y si eres un niño la chaquetita azul. No está mal que nos diferenciemos, pero diferenciarnos por quienes somos nosotros, por cosas buenas, no por si somos altos, gordos, feos, guapos, delgados, flacos, de ojos azules, de tez oscura, de tez clara o si somos chicos o chicas.

Redes sociales

Twitter

Ya os he dicho que estamos en obras… seguimos abiertos, pero se avecinan cambios. https://t.co/ebmT6b92eO
Philosophy is coming. Cucuvaya. https://t.co/HGDseGc3cC

Sobre Cucuvaya

¿Qué es Cucuvaya?

Literalmente sería la transcripción al castellano de la palabra griega κουκουβάγια que significa lechuza o mochuelo. La lechuza es el animal que acompaña a la diosa Atenea, protectora de Atenas y símbolo de la sabiduría.