Está aquí: HomeNuestros BlogsDestacadosMostrando artículos por etiqueta: Vida

 

Mamá, tu también te alegrarás de saberlo: Tras veintialgunos años de desastre(s), por fin he crecido!

 

Por desgracia para nosotros, vivir en este país supone ser niños hasta mas allá de lo que nos gustaría o de lo que podemos reconocer, y yo hoy doy ese paso a la vida adulta (mundo trátame bien), esperando que sea mejor que la anterior. Sé que Platón y nuestra relación amor-odio estarían orgullosos de que alguien más que él tenga varias realidades; y querido compañero de batallas, esta vez no puedo achacar la realidad a ninguna droga como alguna vez te he reprochado.

Durante estos últimos años no quise darme cuenta la gravedad de su enfermedad. Me conformaba con verlo un día más, que otro día más estaba ahí, pero no me daba cuenta que sólo era una presencia física, que su problema y los tratamientos que le aplicaban  cada vez lo alejaban más. No supe darme cuenta del momento en que su ausencia se hizo irreversible. Sólo me queda la respuesta de una mirada perdida en el vacío y la sensación de no poder expresarle mis sentimientos.

El tiempo es la esencia de la vida y la vida no da muchas oportunidades.  Esa es la frase que me repetía quien más me quiere, pero a su vez, quien más me exige. Una frase que yo encajaba como una reprimenda a mis pequeños fracasos, a esas oportunidades perdidas que los ojos ciegos de la adolescencia no te dejan ver y que con sólo un pequeño esfuerzo diario se convertirían en grandes éxitos. Sin embargo, yo las convertí en lo que él llamó, “los mismos errores que otros cometimos”.

Ha comenzado un nuevo año, para otros muchos, una vida nueva, por esa frase que dice: "año nuevo vida nueva", pero en verdad toda esa ilusión, todos esos propósitos para el próximo año que juramos y perjuramos que llevaremos a cabo: "Este año dejaré de fumar", "este año iré al gimnasio para ponerme en forma" no dejan de ser, desde mi punto de vista, palabras bonitas, una utopía en toda regla.

Hoy he tendio uno de esos momentos... de esos muchos momentos en el día en que contemplo el reloj -absorta como si en realidad contemplase una ecuación de segundo grado- y deseo que se detenga, que se pare y no siga avanzando más porque va demasiado rápido, ¿por qué tanta prisa?, probablemente si no se tratase de un objeto que lo único que provoca en nuestra vida es agobio, presión y demás adjetivos despectivos, tanto en nuestra vida laboral como social, le gritaría con la más absoluta desesperación: "¡DETENTE! Te crees importante solo porque todos y cada uno de los humanos que poblamos este mundo te damos importancia, e hinchamos tu ego." Y la pregunta a todo esto es, ¿de quién es la culpa de esa presión, de ese estrés... de esa desesperación? Seguramente diréis que la respuesta es clara: el suizo Abraham- Louis Perrelet, el inventor del reloj, pues siento deciros que no del todo es afirmativa esa respuesta, en realidad somos nosotros los que tenemos las manos manchadas de la sangre del delito, y esque esa sangre en verdad, no la hemos limpiado nunca, sino que sigue ahí presente día a día desde 1770 y cada año que sucede, con las nuevas tecnologías que ponen patas arriba toda nuestra vida, contribuímos aún más a ello.

Llevo una media de doce años estudiando, conozco a la perfección (o al menos eso debería) los teoremas matemáticos más importantes, conozco la formación y la localización tanto de provincias, como de montañas y capitales, puedo analizar oraciones realmente largas de sintaxis, te recito las teorías filosóficas de Platón por completo, supuestamente puedo hacer ejercicios de física o química y sin embargo, ni yo, ni ninguno de los que puedo tener de compañeros de clase creo que tengan mucha idea de qué hacer exactamente con su vida. Y con esto no me refiero a que sepamos o no qué carrera o FP queremos hacer, eso siempre lo tenemos claro, básicamente porque es lo primero que te preguntan cuando te conocen, no podéis negar que a todos os han preguntado alguna vez "¿Y ya sabes qué quieres estudiar?", como si eso fuese lo más importante, que sí, que es importante tener claro en todo momento que quieres estudiar, y lo que quieres hacer académicamente, pero de verdad, que el día que alguien me conozca, y se preocupe más por como soy, por mis valores, o por como actúo ante las cosas que quiero y que me importen, que por mis notas en el colegio, y la carrera que quiero estudiar, entonces...quizás entienda a la gente.

Mirándolo desde ahí fuera, desde el espacio, desde los satélites, no somos nada, no somos absolutamente nada. Si ahora mismo me fuera de aquí, el universo no se enteraría. Para él no existimos, no nos puede ver. Para él, nuestro planeta es un pequeño punto azul pálido. Pero lo verdaderamente raro de eso es nuestra asombrosa capacidad de sentir.

¿Ciencias o letras?

Publicado en Antiguos alumnos
18 Diciembre 2014

Después de que los enunciados se escriban a negro y las soluciones a azul, después de usar pauta, doble pauta o incluso cuadrícula francesa, después de que un tal Rubio me diga cómo tengo que escribir…

Pretenderán que sepa elegir…

Tras años de adiestramiento me muestran un camino hacia la “libertad”. Un camino hacia lo que yo quiera ser, con materias obligatorias, contenidos programados, calendarios a seguir, mínimos… Conclusión, mi instrucción no ha terminado.

Llegados a este punto me planteo qué quieren hacer de mí.

Naces,

creces,

te reproduces...

Y mueres.

Y ya está.

A veces, en las situaciones más inesperadas...

Viejas glorias

Publicado en Antiguos alumnos
29 Septiembre 2014

Hoy he vuelto a levantar mi tímida pluma de su tintero

estaba demasiado seco,

demasiado roto,

demasiado triste para volver a escribir,

pero es mi pluma y hay cosas en la vida sin las que no se puede ser una misma.

Redes sociales

Twitter

@agus98117 Por cierto, había ido al médico. Hay que madrugar más 😆
@agus98117 Revisando, he visto que tienes tres materias. Solo necesitas matricularte de esas tres. A las demás pued… https://t.co/yfalk2qfV7

Sobre Cucuvaya

¿Qué es Cucuvaya?

Literalmente sería la transcripción al castellano de la palabra griega κουκουβάγια que significa lechuza o mochuelo. La lechuza es el animal que acompaña a la diosa Atenea, protectora de Atenas y símbolo de la sabiduría.