Filosofía

Superstición e ilusión, los dos grandes enemigos navideños

Ha comenzado un nuevo año, para otros muchos, una vida nueva, por esa frase que dice: "año nuevo vida nueva", pero en verdad toda esa ilusión, todos esos propósitos para el próximo año que juramos y perjuramos que llevaremos a cabo: "Este año dejaré de fumar", "este año iré al gimnasio para ponerme en forma" no dejan de ser, desde mi punto de vista, palabras bonitas, una utopía en toda regla.

¿Por qué no llamarlo así?, pues todas esas ideas suenan muy bien, verdaderamente bien, son pura música para nuestros oídos, y nos parecen más al alcance de la mano que nunca, pero ¿por qué este año, y no el anterior? ¿Qué es lo que diferencia a este nuevo año 2016 del 2015 o del 2014? Y como respuesta a esta pregunta, ya no vale contestar que la diferencia está en que los números son diferentes, o que el 15 es un número que te trae mala suerte, y en verdad, todo esto no dejan de ser meras excusas.

El tiempo corre, huye infrenable como un niño pequeño que juega al pilla pilla, y un año sucede a otro y después a otro como en un carrera de relevos. Nosotros, sin embargo, nos aferramos a la ilusión y a todos esos ritos supersticiosos que nos aseguran que este año será mejor que el anterior, y que cumpliremos todos nuestros proyectos, todos los planes que años anteriores no conseguimos porque simplemente nos quedamos a mitad de camino, y en otros casos, ni siquiera comenzamos.

El 2016 es uno de los muchos años que llevamos festejando, nosotros los hemos vivido desde que nacimos y nuestros padres y abuelos muchísimos años antes que nosotros. Todos los años vivimos momentos desagradables, vergonzosos, felices, y podríamos seguir enumerando una lista interminable de emociones, toda esa cadena de sentimientos, conforman algo así como una montaña rusa que tan pronto nos hace estar abajo, como en la cima, y eso pasará un año tras otro, entonces ¿si todo esto ocurre siempre como algo inevitable, que es lo que diferencia una año de otro? ¿Qué nos impidió, en su momento, alcanzar nuestros propósitos de año nuevo con anterioridad, y qué es lo que nos dice que ahora sí es el momento de llevarlos a cabo?

En mi opinión, creo que todo este complejo asunto que acepta un gran abanico de respuestas, ninguna más verídica que otra. Tiene como elementos primordiales en primer lugar la superstición, en verdad el ser humano jamás ha dejado de ser un animal supersticioso, y la ilusión que supongo que también es responsable de crearnos expectativas demasiado altas, en algunos casos, que nos llevan, como bien dije anteriormente, a planear nuevos proyectos que se quedan en la estacada y que nos dejan un mal sabor de boca.

 

Redactor del artículo
Autor: Beatriz
Sobre mi.
Otros artículos de este autor.

No estás autorizado a realizar un comentario. Accede a tu cuenta para comentar

© 2017 Solojoomla. Todos los derechos Reservados.Desarrollo & Diseño Solojoomla.COM

Search