Filosofía

"Her"

Cuando hablamos de tener novi@ o estar casados, automáticamente pensamos en una relación de gran afecto con otro ser humano, pero ¿qué pasaría si esa “novia” fuera un sistema operativo?

La película titulada “Her” nos habla de esta posibilidad. Nos sitúa en un futuro no tan lejano en el que la tecnología está visiblemente más avanzada que en nuestros tiempos. El protagonista, llamado “Theodoro”, es un hombre con pocos amigos que está divorciándose de su mujer aunque él realmente no quiere. Tras atravesar una etapa difícil en su vida, decide comprarse lo último en tecnología: un sistema operativo con un algoritmo capaz de satisfacer las necesidades del usuario. A su sorpresa, el sistema tiene voz femenina y se hace llamar Samantha. Durante la película se puede observar el desarrollo de los sentimientos de esta “mujer” que se enamora de su dueño y estos deciden mantener una peculiar relación humano- ordenador por todo tipo de situaciones cómicas a la vez que extrañas.  

En la película se plantean varias cuestiones relacionadas con la ética. En primer lugar, ¿es posible mantener una relación amorosa con una máquina? En mi opinión, la respuesta es muy compleja ya que no podemos saber hasta dónde evolucionarán las máquinas. Para que este vínculo sea posible deberíamos ser capaces de encontrar y reproducir eso que nos hace humanos y solo humanos: los sentimientos. Y aún siendo capaces de esto, no podríamos estar seguros de si existiría verdadero amor ya que la naturaleza va en contra de estas ideas. Pero centrándonos en el presente la respuesta es muy clara: No.

Por otro lado, mientras vi la película me ha asaltado esta pregunta la cabeza: ¿es la película un reflejo de nuestro futuro al que no debemos llegar? En la película encontramos escenas en las que nadie se relaciona físicamente con nadie ya que todos están con sus aparatos electrónicos y sus propias versiones de “Samantha”. Si nos ponemos a pensar, esa realidad no es tan lejana a la nuestra, hoy en día existen asistentes personales como “Siri” en IOS o “Cortana” en Windows que son capaces de mantener una conversación con nosotros (eso sí, limitada a la base de datos de la que disponen y sin capacidad de aprender de nosotros) y facilitarnos el uso de ordenadores y móviles. ¿Se les puede considerar los precursores de lo que está por llegar? Y lo más importante ¿tanta tecnología es buena o mala? Todo esto dependerá del uso que le demos como humanos. Si conseguimos que solo sean un complemento a nuestras vidas estaría bien. Pero si se convierten en sustituto de humanos traería problemas ya que como ya dijo Fernando Savater en “Ética para Amador”, la felicidad se encuentra estando con otros humanos ejemplificando con lo que le pasó al protagonista de “ciudadano Kane”, que murió infeliz porque de nada sirve tener bienes materiales sin gente con la que compartirlos.

Para acabar, me gustaría recomendar la película a todos aquellos que les gustan las películas que te dan que pensar y a los que les gusta simplemente ver una buena película.

 

Redactor del artículo
Autor: Ánder
Sobre mi.
Otros artículos de este autor.
  • "Her" 28-04-2018 (Hits 121)

No estás autorizado a realizar un comentario. Accede a tu cuenta para comentar

© 2017 Solojoomla. Todos los derechos Reservados.Desarrollo & Diseño Solojoomla.COM

Search