Filosofía

Filosofía como primacía

Desde que tengo recuerdo la filosofía siempre ha sido una disciplina criticada.

La gente se pregunta a menudo para qué sirve. En general, hay un gran desconocimiento sobre ella. Las razones por las que esto sucede son variadas, entre ellas la decadencia de la curiosidad o la idea ciega de que el pasado no aporta nada de valor al presente.

La Filosofía, tal y como la entendían los antiguos griegos, es el amor por la sabiduría, que se preguntaban acerca de materias tan fundamentales como la existencia, el conocimiento, la verdad, o la moral. Cuestiones universales tan primordiales que atañen al ser humano desde su propia existencia en el mundo. Este amor por la sabiduría fue el primer peldaño que aportó las primeras nociones de conocimiento para el mundo Occidental y que hoy suponen la base de la Ciencia.

Puede parecer que hoy, cuando la ciencia ocupa la primacía en el conocimiento, la filosofía es algo secundario; pero la filosofía toca lo esencial del ser humano y está constantemente actualizándose; la filosofía desarrolla el pensamiento crítico, reflexivo, analítico, con una visión ética y orientación moral que proporciona recursos para vivir mejor. La filosofía, por su carácter multidisciplinar, es como la madre de todas las ciencias, es la que aporta conceptos para fomentar el diálogo y los vínculos entre el arte, la religión, la biología, la tecnología… Otros muchos filósofos, humanistas y científicos aseguran que la filosofía tiene un papel fundamental en la sociedad de hoy y muchísimo que aportar al avance de las investigaciones científicas, tanto por la vía de fundamentar el conocimiento como abriendo la puerta a determinadas formas de investigación y programas de tecnología como la inteligencia artificial.

Por otro lado, la filosofía ha creado la cultura, que son los ojos mediante los que la sociedad occidental comprende el mundo que le rodea, y por eso constituye la piedra angular sobre la que se basa la existencia de los valores actuales que manejamos a diario.

A pesar de que en la actualidad la valoramos muy poco, o casi nada, es la primera que ha fomentado el avance y los progresos del ser humano en casi todas las demás disciplinas científicas, políticas y sociales a través de la pregunta, pero sobre todo, mediante el razonamiento intelectual. Esto es lo que sitúa a hombres y mujeres por encima del resto de seres vivos que pueblan el planeta.

Y así la Filosofía ha alimentado durante siglos la curiosidad de los hombres y mujeres, lo que les ha llevado a analizar y reflexionar sobre el mundo que les rodea, llegando a profundizar en el conocimiento desde un punto de vista objetivo.  En definitiva, la Filosofía nos lleva a cuestionarnos el mundo, para entenderlo, para establecer nuevos objetivos, con el propósito de mejorarlo.

Cualquier hombre conoce por propia experiencia, la importancia que tiene el saber. Cualquier hombre, en cualquier etapa de su vida, se ha encontrado en circunstancias difíciles o comprometidas que ha podido resolver gracias a sus conocimientos.

Si se estudia atentamente la función que desempeña en la vida, el saber se manifiesta como un instrumento insuperable para que el hombre pueda realizarse, dominar, ser libre.

Últimamente tendemos a creer que las mentes sanas son las más eficientes. Las que piensan más rápido, las que se autorregulan mejor, las que saben detectar problemas y planificar estrategias para solucionarlos, las que son capaces de adaptarse bien a las situaciones complicadas.

Pero existe una disciplina que nos recuerda que la capacidad para romper los esquemas y los marcos mentales siempre está ahí. Y sí, es la filosofía.

Y como dijo René Descartes: ”Vivir sin filosofar es, propiamente, tener los ojos cerrados, sin tratar de abrirlos jamás”

 

Redactor del artículo
Autor: Sara
Sobre mi.
Otros artículos de este autor.

No estás autorizado a realizar un comentario. Accede a tu cuenta para comentar

© 2017 Solojoomla. Todos los derechos Reservados.Desarrollo & Diseño Solojoomla.COM

Search