Hª de la Filosofía

De Sócrates a Galileo, 2000 años, el mismo delito

En el año 399 aC Sócrates fue condenado a pena de muerte por no reconocer a los dioses atenienses, esta condena acabó con la vida de un hombre que había revolucionado la Atenas de su época, su innovadora idea de llegar a la verdad por uno mismo a partir de hacer dudar a su interlocutor, y sus razonamientos le hicieron ganarse una buena reputación, no obstante, no pudo evitar la condena, que, aún pudiendo evitar, aceptó cumplir.

Casi dos mil años después, en plena revolución científica, podemos ver otro caso de condena religiosa a cualquier cosa que se asemejase a una posibilidad de cambio, la condena a Galileo por su teoría Heliocéntrica.

Cabe recordar cómo el cristianismo, surgido en el siglo primero, tiene una gran influencia de las ideas de Platón y Aristóteles que les permitió integrarse en una sociedad heredera de la cultura clásica griega, reacia en primera instancia a aceptar la religión en auge, con algunas ideas que les resultaban inaceptables. Una de estas ideas era la de que Dios había solo uno, y el verdadero era el cristiano. Esto era considerado como altamente intolerante. Esta intolerancia del cristianismo, siempre presente a lo largo de su historia aumenta al pasar de ser una religión perseguida a ser la religión oficial, en el siglo IV. Una de las ideas heredadas de la grecia clásica es la concepción geocéntrica del mundo procedente de Aristóteles.

Esta concepción geocéntrica del mundo encaja perfectamente en el cristianismo, apoyando la idea del Dios bondadoso, que crea al hombre a su imagen y semejanza, con esta idea de "elegidos". No obstante, en plena revolución científica, surgieron diversas voces que presentaban evidente la idea de que la Tierra no podía estar quieta en el espacio, y menos aún ser el centro del universo. Para una Iglesia intolerante, estas ideas eran consideradas herejía. Una de estas voces era Galileo Galilei.

Galileo planteó diversas evidencias para su modelo heliocéntrico, con el descubrimiento del telescopio, fue capaz de observar imperfecciones en la luna, contradiciendo la teórica perfección de los astros, asimismo, la aparición de nuevas estrellas, y que no se viese un aumento de su tamaño al telescopio, probaba la idea de Copérnico de que entre Saturno y las estrellas había una gran distancia. El descubrimiento de los satélites de Júpiter supone la clara prueba de que no todo gira alrededor de la Tierra. La oposición hacia él fue creciendo, e incluso llegó a recibir amenazas de muerte, se le atacó su teoría de que el hielo flotaba en el agua por ser más ligero, en contra a la idea aristotélica de que lo hacía porque era su naturaleza hacerlo.

A pesar de la claridad de las pruebas, Galileo es condenado a prisión de por vida en 1933, aunque el Papa le permite cambiarlo por arresto domiciliario en vista de su edad y salud, la leyenda cuenta que tras esto Galileo pronunció la frase "Pero se mueve" en referencia con la Tierra. Incluso Descartes, una de las cabezas de la revolución científica consideró esta condena como una venganza por la victoria de Galileo frente a Horazio Grassi, que defendía que los cometas eran fenómenos luminosos, siguiendo las bases aristotélicas.

Es curioso ver cómo, de la misma manera, dos revolucionarios, fueron condenados por la religión, y cómo Platón comienza su labor filosófica a causa de la condena a su maestro Sócrates, y el cristianismo, heredero directo de las ideas de Platón, y su discípulo Aristóteles, no hace sino recaer en esa intolerancia, que supone que la religión se aleje de su campo para influir en otros, de manera intrusiva y opresiva.

photo credit: oursolarsystem via photopin cc

 

Redactor del artículo
Sobre mi.
Otros artículos de este autor.

No estás autorizado a realizar un comentario. Accede a tu cuenta para comentar

© 2017 Solojoomla. Todos los derechos Reservados.Desarrollo & Diseño Solojoomla.COM

Search