Hª de la Filosofía

¿Realmente se extinguieron?

http://jondalar137.deviantart.com/

Hace unos cuantos miles de años convivían dos especies de humanos diferentes: Neanderthales y Cromagnones.

En su obra "Los hijos de la Tierra", Jean M. Auel nos explica a lo largo de los 6 libros que, de momento, forman esta colección, cómo era el mundo desde ambos puntos de vista. Su protagonista, una mujer cromagnon llamada Ayla, pierde a su familia en un terremoto cuando tenía tan solo 5 años. Vaga de un lado a otro y, a causa del ataque de un león cavernario, está a punto de perder la vida, pero gracias a una mujer del Clan (neanderthales) que la recoge, consigue sobrevivir. Para el Clan, muy arraigados a sus costumbres y tradiciones, convertidas en ley, es muy difícil aceptarla ya que es algo nuevo y diferente. La mujer que la recogió, Iza, es la curandera de más alta estirpe entre todos los clanes, que vive con su hermano, Creb, el mog-ur del clan, y el Mog-ur de todos los clanes, por eso, el viejo mago puede estudiar su extraño comportamiento: Ayla muestra interés por la magia de los números, algo que sólo Mog-ur entiende y no hasta cifras muy altas (20, aprox.);

Ayla caza como los hombres; Ayla tiene un tótem (espíritu protector) masculino... Mog-ur sabe que las diferencias son algo más que físicas. Todas estas rarezas le causan problemas, pero al final, acaban aceptándola en su gran mayoría.

En una reunión de los clanes, Ayla, por ser de la estirpe de Iza, la más alta de todo el Clan, es la encargada de preparar una poción a base de raíces con tal poder que tirar algo provoca el enfado de los espíritus. La poción, usada únicamente por los mog-ures, les lleva, en un viaje espiritual guiado por Creb, el Mog-ur de todo el Clan, a sus orígenes, hasta el punto de la formación de la primera célula. A partir de ahí, regresan al presente pasando por todos los eslabones evolutivos. Ayla, a quien le sobró brebaje, no se atreve a tirarlo y lo bebe. Con la mente narcotizada sigue las luces de las antorchas hasta llegar a la pequeña cueva donde están los mog-ures y se esconde. Mog-ur la percibe mentalmente, y aunque se enfada, siente curiosidad y la lleva de viaje con el resto, pero sin que los otros se enteren. Cuando llegan al presente, el Clan se estanca, pero Ayla, una mujer de los Otros (cromagnon) sigue hacia un futuro que Creb no es capaz de seguir. Creb comprende que su especie no es capaz de avanzar porque ya han llegado a su máximo esplendor: pueden recordar todo lo que las generaciones anteriores han aprendido, los Recuerdos, pero son incapaces de avanzar sin que el más simple invento les lleve varias generaciones de asimilación. Pero Ayla y toda su especie son inventores con gran capacidad de adaptación y Creb entiende que la especie de Ayla serán lo que causen la desaparición del Clan.

Ayla tiene un hijo, obviamente cruce de cromagnon y neanderthal, en el que Creb ve la supervivencia de su especie: su Clan no sobrevivirá, pero sí lo hará el cruce de ambos hombres.

Hoy en día, no hay sólo personas altas, rubias, de piel clara y ojos azules (como deberíamos ser si procediéramos del hombre de cromagnon directamente) sino que hay una gran variedad de estaturas, color de piel, ojos y pelo. ¿Somos realmente el Hombre de Cromagnon? ¿Somos descendientes únicamente de la especie de metro noventa, rubios y de ojos azules? ¿O somos una mezcla?

Centrándonos en las costumbres de ambas especies explicadas en el libro, el Clan era una sociedad machista en la que la mujer estaba sometida al hombre en todo, además, era autoritaria y muy tradicional; en cambio, los cromagnones eran una especie igualitaria, donde podían gobernar tanto hombres como mujeres y su religión era mucho más permisiva. En comparación con el mundo actual, los países del norte son más liberales que los ubicados en Asia Media (donde más expansión tuvieron los Neandrthales), donde gobiernan regímenes políticos guiados por una religión cerrada, autoritaria y no muy permisiva.

Las similitudes de comportamiento de la sociedad coinciden (¿casualmente?) con las físicas. Lo que se intenta explicar es que, en mi opinión, aunque todos los humanos somos una mezcla de ambas especies, hacia el norte se observa mayor parecido con el Hombre de Cromagnon, mientras que hacia el sur, la similitud está más orientada hacia los Neanderthales.

El Clan, esa especie de hombres arraigados a sus costumbres, de baja estatura, piel oscura, ojos negros y pelo no más claro encontró la manera de no extinguirse.

(Quiero aclarar que, aunque para los cromagnones de la época, los neanderthales eran animales (y no humanos), eso no es cierto y ninguna de las dos especies era inferior a la otra, sólo diferentes. Y de las diferencias se aprende.)

 

Redactor del artículo
Autor: Nazaret
Sobre mi.
Otros artículos de este autor.

No estás autorizado a realizar un comentario. Accede a tu cuenta para comentar

© 2017 Solojoomla. Todos los derechos Reservados.Desarrollo & Diseño Solojoomla.COM

Search