Hª de la Filosofía

Filosofía ¿Es una pérdida de tiempo o puede ser útil?

(Reflexiones surgidas de la lectura de un artículo del filósofo Iraní Ramin Jahanbegloo, catedrático de ciencias políticas en la Universidad de Toronto).

La época en la que vivimos se caracteriza por un generalizado relativismo ético, que hace que se justifique el “todo vale” y donde el papel de la filosofía es muy crítico. En este contexto la población cree que el compromiso de la filosofía con la búsqueda de la verdad es una pérdida de tiempo, y algo muy idealista en un mundo globalizado. El papel que se les asigna a los filósofos es de insignificantes inventores de conceptos que tienen como único objetivo en la vida luchar por asegurarse un puesto fijo como docentes. 

Y si así son vistos por la sociedad, resulta muy difícil que la filosofía pueda ser acogida como una actividad liberadora que es lo que se trataba de explicar si nos remontamos primero hasta Aristóteles hace 2500 años cuando decía de Sócrates, que enseñaba a la juventud ateniense a engañar mediante arteras argumentaciones.

Históricamente la principal  preocupación de la filosofía ha sido el desafío planteado por el concepto de libertad y su plasmación social y política.

Pero también para ver cómo se trató este concepto de libertad podemos fijarnos en las consecuencias de dejar la filosofía de lado.

Si partimos admitiendo que la libertad es la fuerza que existe tras el pensamiento filosófico, y que la filosofía contribuye a la comprensión y la evolución del concepto de libertad.

El concepto se ha entendido deficientemente y de manera enormemente abusiva, una parte importante del hecho de ser libre radica en pensar de manera filosófica.

La filosofía no es solo una forma de cuestionar el concepto de libertad, también es una forma de pensar y de interrogarse sobre la falta de esta.

Como decía Kant y Sartre, nuestra humanidad reside en nuestra libertad pero la libertad es un gemelo no idéntico de la filosofía.

La filosofía se desarrolla en el espacio que separa el pensamiento libre y el pensamiento ya establecido.

Admitido esto debemos comenzar a comprender por que la filosofía es la tarea constante de insuflar libertad en la vida política. Consecuentemente exigir que la organización política de una sociedad se base en una teoría total no encaja con la libertad de pensar de otra manera y por tanto no puede haber una sociedad democrática sin un cuestionamiento democrático.

La función del filósofo debe ser la de una persona que observa las inhumanidades e injusticias del mundo y que tiene mucho que aportar a la democratización de la sociedad siendo de esta forma los filósofos útiles.

 

Redactor del artículo
Autor: Cova Ruano
Sobre mi.
Otros artículos de este autor.

More about:

No estás autorizado a realizar un comentario. Accede a tu cuenta para comentar

© 2017 Solojoomla. Todos los derechos Reservados.Desarrollo & Diseño Solojoomla.COM

Search