Hª de la Filosofía

Libertad de expresión en la historia

Desde que se tiene constancia, las distintas sociedades que se han ido sucediendo a lo largo de la historia...

Han estado marcadas por el enfrentamiento entre la represión ejercida por el poder y la libertad de expresión tan deseada por los ciudadanos. Algunos de los cuales se saltaban dicha represión y decidían reflejar sus ideas que les llevaban a estar contra postulados propuestos por el poder, dando más valor a la libertad que les da el poder exponer estos principios que las consecuencias que por ello sufrirían.

En un artículo redactado por Voltaire sobre la libertad de prensa, resume la represión a la que se encuentra sometida la sociedad: “aparece en vuestro país cualquier libro nuevo, cuyas ideas choquen con las vuestras, cuyo autor pertenezca al partido contrario al vuestro, o que no tenga partido alguno, y entonces os ponéis en alarma, produciendo el trastorno general del rincón del mundo que habitáis. Decís a voz en grito que ha aparecido un hombre abominable que se atrevió a escribir la blasfemia de que si no tuviéramos manos no podríamos hacer medias ni zapatos. Los devotos se asustan, los doctores se reúnen, la alarma cunde, el ejército se pone sobre las armas; y todo ¿por qué? Por cinco o seis páginas que se olvidan al cabo de tres meses. Si el libro os desagrada, refutadle; si os fastidia, no lo leáis”.

En la Grecia clásica

Numerosos filósofos se vieron reprimidos por el poder al exponer sus ideas, uno de los primeros fue Anaxágoras, que al sostener la idea de que las estrellas, y, por tanto el Sol, no son más que rocas, seres inmóviles, no dioses como afirmaban los aristócratas de la época se vio obligado a huir de Atenas, ante los avisos de Pericles que pronosticaba que todo aquello no acabaría bien para Anaxágoras. Algo parecido le sucedió a Protágoras que, guiado por su relativismo gnoseológico, puso en duda la existencia de dioses, lo que le costó la vida. Poco después, Sócrates fue sometido a juicio acusado de influir en los jóvenes con ideas en contra de la religión de sus mayores, y todo acabó con una condena a pena de muerte para él simplemente por haber ejercido libertad de expresión. Aristóteles fue otro de los pensadores que tuvo que dejar atrás la ciudad para no ser condenado a muerte por los miembros del partido antimacedónico.

Más de tres siglos después, Jesús de Nazaret fue crucificado por los judíos por autroproclamarse portador de la buena voluntad para todos.

Otro ejemplo fue Boecio, conocido principalmente por su obra: “La consolación de la filosofía”. A pesar de su gran poder es torturado y decapitado por un grupo que le acusó de traición. Y por motivos muy similares, Séneca fue desterrado de Roma al influir este una influencia en el Senado que no estaba bien vista por el emperador Claudio.

Edad media y Renacimiento

Durante un largo periodo de tiempo, casi hasta el fin de la Edad Media la libertad de expresión desaparece, tras haber sometido la explicación del mundo de los filósofos griegos a la teología cristiana más extrema delimitando todo lo que puede ser hecho y lo que no puede hacer un cristiano. Esto provocó que cualquiera que realizara una mínima expresión de desacuerdo con cualquier asunto que a la religión se refiere sería condenado y perseguido por la Iglesia, la mayoría de los perseguidos, eran defensores de distintas variantes religiosas, como podían ser gnósticos o monofisistas que apenas introducían pequeñas modificaciones sobre el cristianismo. Todos estos fueron víctimas de la escasa, por no decir nula tolerancia cristiana que constituía el máximo poder de la época.

A todos estos que han sido juzgados por sus pensamientos, podemos sumar: El arriano Aecio de Antioquia, la filósofa Hipatia de Alejandría, Chrysocheir, el último líder de los paulicianos, Constantino de Armenia, precursor del paulicianismo y Clemencio de Bucy entre otros.

Otra de las víctimas de la lucha contra sus ideas durante el Renacimiento fue Nicolás Maquiavelo, acusado de conspiración contra los Médici, fue encarcelado y más tarde se vio obligado al exilio, donde escribirá sus grandes obras.

Martín Lutero será mal visto por la iglesia tras presentar sus tesis contra el tráfico de indulgencias que más tarde incinerará en la plaza, por lo que será condenado, esta condena no lleva a ejecutarse, ya que se refugió en el castillo del Elector de Sajonia donde siguió escribiendo obras y realizó la reforma protestante, poniendo así las bases de la libertad de expresión moderna.

Entre los siglos XIII y XVIII, podemos encontrar miles de acusados por ejercer la libertad de expresión, la mayoría de ellos, condenados de brujería por la Inquisición.

Represión en la historia más reciente

En la historia más reciente es cuando se ha producido una mayor lucha para llegar a conseguir la libertad de pensamiento y expresión total. Aunque esta lucha nunca ha sido fácil, siempre han sido muchas las hogueras preparadas para terminar con las ideas de pensadores que defendían ideas como la existencia de un universo que es infinito en espacio y tiempo pero, formado a su vez por astros que no perviven eternamente, otros partidarios de la separación entre filosofía e iglesia ya que la primera no tiene mucho que ver con problemas relacionados con la teología, crítica de los dogmas en que se basa la iglesia, promover religiones más naturales y lejos de la superstición (Vanini), o como Tomasso Campanella por defender a la ciencia, libertad de pensamiento.

Así como Galileo Galilei, al presentar un enfrentamiento con la Inquisición romana de la Iglesia Católica tras defender el modelo heliocéntrico que suele presentarse como el mejor ejemplo de conflicto entre religión y ciencia en la sociedad.

Como es conocido, Descartes tiene que dejar Francia debido a la intolerancia de la iglesia a sus nuevas ideas, y se instala en Holanda, donde posee una mayor libertad de pensamiento aunque no la suficiente, ya que sus escritos son censurados.

El límite de la libertad era tal en Francia que antes de la revolución de 1789 se suprimern las imprentas para evitar la rápida difusión de ideas revolucionarias estableciendo castigos de hasta pena de muerte a las imprentas ilegales que se establecían. Más tarde, Napoleón continúa con la línea represiva calificando a los pensadores de: “banda de imbéciles que suspiran desde el fondo de su alma por la libertad de prensa y de palabra y creen en la omnipotencia de la opinión pública”.

En el siglo XX, lejos de comenzar con una línea más liberal, es el siglo de la represión con miles de comunistas, humanistas, o socialistas ejecutados.

Hoy en Día

Y llegamos a la actualidad, donde, tras tanto luchar por este derecho que es la libertad de pensamiento y expresión, hay un eterno conflicto contra los partidarios de su limitación.

Así pues, todos sabemos que la falta de libertad no puede ser buena, ésta se representa hoy en día en regímenes autoritarios en los cuales se mantiene aislada a la población de los hechos que ocurren realmente en su país, no hay información objetiva, toda está manipulada por el poder. Esta falta de libertad de expresión no deja bien vistos exteriormente a los regímenes que ejercen esa represión, por eso trata de ser ocultada lo más posible.

Incluso en gobiernos democráticos, como es nuestro país, la prensa no es totalmente libre, recordamos el caso de los despidos de televisión española, y radio nacional pese incrementar su audiencia en los últimos meses despidió a una parte de su plantilla, una de las caras más conocidas es Ana Pastor que “desapareció” de TVE. ¿Por qué? Está claro que Ana no se fue porque quiso, y este despido coincide con el cambio político en el país ¿Coincidencia? Yo no lo creo, más probable es, sin embargo sus preguntas “incómodas” a todos los partidos, sin ninguna diferencia no fueron muy bien recibidas por el actual gobierno, por lo que deciden cortar por lo sano.

Para concluir planteo una pregunta ¿Debemos dar un paso atrás y acabar con esta libertad cuya búsqueda se ha cobrado tantas víctimas?

 

Redactor del artículo
Author: Sara
Sobre mi.
Otros artículos de este autor.

No estás autorizado a realizar un comentario. Accede a tu cuenta para comentar

© 2017 Solojoomla. Todos los derechos Reservados.Desarrollo & Diseño Solojoomla.COM

Search