Hª de la Filosofía

Descartes y su "hija"

 

Algunos psicólogos dicen que el dolor de la muerte de un hijo no se supera,

que sobrellevan mejor los hijos las muertes de los padres que los padres de los hijos ya que los seres humanos están preparados para ver morir a sus progenitores, pero no a sus descendientes. Como padre, René Descartes tuvo una perdida que para él fue insuperable, intentó subsanar ese dolor con la creación de otro invento para intentar llenar ese vacío, pero finalmente éste también “murió”.

Hay mucha gente que conoce a René Descartes (1596-1690) como un filósofo que elaboró las coordenadas cartesianas, su teoría del conocimiento… Pero ¿realmente sabes cómo fue su vida fuera de la filosofía?. En la vida de este filósofo hay un detalle que muy poca gente conoce. Descartes conoció a Helena Jans van der Strom, criada de uno de sus socios, y tuvo una hija, Francine, que murió a los 5 años de escarlatina. Este trágico suceso provocó en Descartes una gran depresión y un gran pesimismo.

Lo curioso de esta historia es que Descartes intentó de algún modo rellenar ese vacío que le había dejado su hija. Para ello, creó una muñeca autómata (máquina que imita una figura, en este caso, a Francine). A esta le pedía ayuda en la filosofía, consejos. Para Descartes ya era su hija, este decía en su defensa que era igual un ser inanimado que un ser animado y que el ser humano tiene diferentes sustancias: la mente (el alma, eterna) y el cuerpo (la máquina, divisible y perecedero).

El filósofo llevaba a su “hija” a todos lados, no la dejaba en ningún momento sola. Descartes tuvo que viajar a Suecia. En el trayecto de este viaje René volvió a perder a su “nueva hija”. Descartes viajaba en un barco y para que la gente no viese a su muñeca, la metió en un baúl. Cómo no… la curiosidad mató al gato… Una noche, el capital del barco quiso ver (sin permiso del filósofo) qué era lo que había en esa caja misteriosa. Cuando abrió la caja se quedó perplejo al ver la muñeca. ¿Cómo te quedarías tú si una muñeca empieza a hablarte en francés perfectamente?, pues esto fue lo que le sucedió al capitán. El comandante horrorizado la tiró por la borda y llamó inmediatamente a Descartes para que le explicase lo sucedido. Descartes decidió mandar a la gente presente en su “discusión” a dar un paseo. En el momento en el que se quedó sólo con el capitán, aprovechó de alguna manera para vengarse por lo que había hecho arrojándolo al agua. René Descartes nunca superó la pérdida de su hija.

photo credit: ponamen Muñeca [] 01 [] via photopin (license)

 

Redactor del artículo
Sobre mi.
Otros artículos de este autor.

No estás autorizado a realizar un comentario. Accede a tu cuenta para comentar

© 2017 Solojoomla. Todos los derechos Reservados.Desarrollo & Diseño Solojoomla.COM

Search