×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 629

Una política maquiavélica

No todos saben que la palabra “maquiavélico” (muy utilizada en política), que hace referencia a aquel que actúa con astucia y doblez, proviene del nombre del florentino Maquiavelo (1469-1527), un autor fundamental del pensamiento político.

La doctrina política de Maquiavelo genera opiniones contradictorias: por un lado están aquellos que lo consideran defensor de la tiranía  y la crueldad, y por el otro aquellos que lo ven como el revelador de la hipocresía política y del verdadero comportamiento del hombre cuando asume el poder. En su obra El Príncipe, explica las pautas que ha de seguir el gobernador de un estado para mantenerse en el poder, sin atenerse a la justicia o lo moralmente correcto. A su vez realiza un análisis de las causas por las que otros lo perdieron o conservaron. Maquiavelo explica cuáles son las virtudes que ha de tener un “príncipe” (jefe de un principado), pero la virtud no es el único requisito, por así llamarlo, también está la fortuna, que son las circunstancias complejas y cambiantes.

Según Maquiavelo, los hombres responden a las leyes y a la fuerza, pero en vista de que no todos los hombres responden a las leyes, un príncipe ha de saber cuándo y cómo utilizar la fuerza, la cual no puede ser desmedida porque en ese caso no mantendrá el poder. El príncipe tiene que ser amado y temido por el pueblo, pero en vista de la fragilidad de ese equilibrio, debe preferir ser temido que amado, ya que los hombres obedecen más a alguien temido que a alguien amado. A su vez, en su intento de ser alguien temido, debe procurar no ser odiado, pues si lo fuera el pueblo se volvería contra él. Siguiendo este último principio, el gobernante puede hacer uso de ciertas prácticas que están muy condenadas en la sociedad actual, tales como: la mentira, la hipocresía, la crueldad… Todo ello con el fin de mantener al pueblo contento y evitar una rebelión. También es preferible, en caso de que fuera necesario, realizar grandes castigos sobre la gente del pueblo muy eventualmente, a hacer pequeños castigos muy frecuentes. El objetivo es dejar tiempo para que el odio generado por los castigos desaparezca, en lugar de ir manteniéndolo vivo con pequeños episodios.

De esta forma la doctrina política de Maquiavelo puede resumirse con la famosa frase: “el fin justifica los medios”. La cual, curiosamente, no fue escrita por él. Esta visión de la política de Maquiavelo no tendría cabida en un país como el nuestro, ni en muchos otros países desarrollados actuales, debido a los valores éticos y políticos de la sociedad.

 

Redactor del artículo
Sobre mi.
Otros artículos de este autor.

More about:

No estás autorizado a realizar un comentario. Accede a tu cuenta para comentar

© 2017 Solojoomla. Todos los derechos Reservados.Desarrollo & Diseño Solojoomla.COM

Search