Hª de la Filosofía

Abdera y Lepe

Seguro que muchos de vosotros habéis escuchado algún chiste sobre los habitantes de Lepe, sin duda los chistes Marca España. Un ejemplo: ("¿Por qué los de Lepe no entran en la cocina? Porque hay un bote que pone sal.").

Esta ocurrencia de encasillar a toda una población y hacer chistes a costa de sus habitantes, mofándose de su simplicidad es totalmente global: los ingleses cuentan chistes de irlandeses; los americanos de polacos y los australianos de los habitantes de Tasmania. Pues bien, hace ya más de 2000 años Abdera era el centro de los chistes de la época. Por si no la situáis, Abdera es la ciudad de nacimiento de Demócrito, una polis griega situada en la región de Macedonia oriental y Tracia.

Pues bien, el libro Philogelos es una recopilación de chistes, pero no una cualquiera, es la más antigua que se conserva. Esta recopilación se atribuye a Hierocles y Filargio, está escrita en griego y data del siglo IV. Muchos de sus 265 chistes tienen como centro la ciudad de Abdera (aunque también la de Cime).

Muchos de los chistes no tienen mucha gracia en la actualidad, pero seguro que en su época eran para no parar de reír.

Un abderita ve a un eunuco hablando con una mujer y le pregunta si es su esposa. El hombre le responde que es un eunuco y que no puede casarse. “Ah, entonces es tu hija”.

Este siguiente no es sobre abderitas, pero tiene un poco más de gracia.

Un hombre quería dormir, pero no tenía almohada, de modo que le dijo a su esclavo que le pusiera una vasija de barro bajo la cabeza.

—Pero la vasija es muy dura —observó el esclavo.

—Pues rellénala con plumas.

Espero que os haya gustado esta pequeña anécdota.

 

Redactor del artículo
Sobre mi.
Otros artículos de este autor.

No estás autorizado a realizar un comentario. Accede a tu cuenta para comentar

© 2017 Solojoomla. Todos los derechos Reservados.Desarrollo & Diseño Solojoomla.COM

Search