Hª de la Filosofía

La preocupación sobre la felicidad

El ser humano ha buscado regularmente un estado que le permita sentirse bien, en paz, y a este estado se le denomina felicidad.

La felicidad es para la Real Academia Española (RAE) el estado de grata satisfacción espiritual y física, pero esta definición se consolidó a medida de las recopilaciones de las opiniones de los diferentes filósofos más importantes de la historia

Desde la antigüedad, Platón decía que para que el hombre alcance la felicidad tiene que depender de sí mismo, en donde radica el crecimiento personal y es fruto de la satisfacción conseguida a través de pequeños logros. Pero para eso hay que conocerse bien a uno mismo, claro está, y saber qué se quiere; lo mismo concuerda su discípulo más conocido, Aristóteles.

Además apareció Lao Tzu quien citaba que “Si estás deprimido, estás viviendo en el pasado. Si estás ansioso, estás viviendo en el futuro. Si estás en paz, estás viviendo el presente”. Lao Tzu sostenía que la razón de su felicidad era vivir el presente. Quienes siempre piensan en el mañana o recuerdan con nostalgia el ayer, solo generan estrés, y dejan de disfrutar el momento y la verdadera existencia.

Esto se relaciona con el pensamiento de Epicteto, filósofo más celebre de la corriente filosófica conocida como estoicismo; donde su doctrina se basa en la ética, es la mejor manera de vivir la vida para alcanzar la paz interior. El ser humano no es libre, sino que su existencia está predeterminada. Nacemos y morimos bajo un plan divino que no podemos cambiar. Por ello, nuestro filósofo determina que no tiene sentido que sintamos preocupaciones, angustias o frustraciones, puesto que todo lo que nos ocurre, todo lo que acontece, no puede ser de otro modo. Relacionado con lo anterior, el sabio es aquel que acepta de buena gana todas las circunstancias de la vida, pues comprende que no tiene otra opción. De este modo, asumiendo y aceptando la incapacidad de controlar los sucesos a los que se enfrenta, el ser humano puede alcanzar la ataraxia, la tranquilidad de espíritu. 

Epicteto apuesta por una vida plena en el único momento sobre el que podemos tener algún poder de decisión: el ahora. Sólo el momento presente es nuestro realmente y a él hemos de dedicar nuestra atención y esfuerzo. Y no dejemos que ni el pasado ni el futuro nos atormenten, pues el primero ya no existe y el segundo lo afrontaremos con la misma ecuanimidad y virtuosismo que el hoy. No debemos celebrar nuestros logros ni llorar nuestras pérdidas, pues ambos son parte de lo que el destino ha trazado para nosotros. Los estoicos respetaban ante todo la razón, despreciando la irracionalidad y la representación de esta: las pasiones. Puesto que la racionalidad es la característica básica de la naturaleza del ser humano.

Somos una especie social, nos empuja el altruismo, y lo demuestra el hecho de que cuanto más ayudamos a los otros, mejor nos sentimos. El altruismo y el bienestar se retroalimentan hasta tal punto que es la cooperación y no la competición lo que nos ha hecho evolucionar como especie. Actuar sin esperar nada a cambio y ser conscientes de los gestos de los demás nos hará a todos más felices.

 

Redactor del artículo
Autor: karla
Sobre mi.
Otros artículos de este autor.

No estás autorizado a realizar un comentario. Accede a tu cuenta para comentar

© 2017 Solojoomla. Todos los derechos Reservados.Desarrollo & Diseño Solojoomla.COM

Search