Hª de la Filosofía

Un Cosmos cuantificable

Si nos remontamos al pensamiento filosófico planteado hace miles de años, podremos percatarnos de que ya se presentaba en esos tiempos la idea básica de las matemáticas como origen y explicación de todos los elementos materiales existentes; las matemáticas como origen del universo. Sin embargo, ¿podemos considerar dicha afirmación como cierta en nuestros días?

Ya en los planteamientos de los primeros pensadores o filósofos, que dedicaban sus teorías al planteamiento del arjé de la physis, es decir, al origen de la naturaleza, se podía observar en cierto modo cómo muchos de ellos relacionaban dicho origen con las medidas matemáticas. El arjé de la physis de Anaximandro era el apeiron, es decir, aquello indefinido, que no tiene perímetro. Anaximandro consideraba que el origen propuesto por Tales de Mileto; el agua, era algo demasiado definido y concreto. Dicho en otras palabras, se podía medir con números. Por ello que propone este un nuevo principio mucho más abstracto e impreciso, que él mismo define como lo 'indeterminado'. Sin embargo ¿existe en nuestro universo algo indefinido, que no se pueda medir ni cuantificar? Para Pitágoras y sus seguidores está claro que no. Los pitagóricos apoyan las matemáticas como principio de la naturaleza. Esquematizan su pensamiento mediante el tetraktys, una figura triangular consistente en diez puntos, el número de la perfección. Solo la suma de las cuatro unidades matemáticas básicas (1: punto+2: recta+3: plano+ 4: volumen=10) constituirá el estado de perfección, la clave de la doctrina. Además, también se le atribuirá a Pitágoras el descubrimiento de los intervalos musicales. Otro elemento en el que entra en juego las matemáticas: la música se puede plasmar de manera numérica.

Yendo más allá en el pensamiento filosófico histórico (siglo V antes de Cristo), podemos observar que el pensamiento platónico no se aleja, ni mucho menos, de las bases matemáticas. Él mismo lo reflejaba con el lema de la Academia: 'Que nadie entre aquí si no sabe matemáticas'. Platón en sus diversas teorías, como la Teoría de las Ideas o la del Conocimiento (perfectamente relacionadas la una con la otra), diferencia dos mundos: el mundo de lo visible, el sensible, constituido primordialmente por aquellos objetos materiales que podemos observar y percibir sensorialmente; y el mundo verdadero, el inteligible. Para Platón la verdadera realidad, la 'idea', lo abstracto y eterno, lo inmutable e inteligible, está ordenada jerárquicamente (en disposición ordenada mediante números), y además, estará dividida en sus propias partes mediante el proceso de diaforesis. Podríamos percibir entonces en esta teoría platónica la necesidad de las matemáticas para abordar los procesos de ordenación y división de las ideas, presentándolas como eternas: como única realidad (consistiendo el proceso de diairesis en dividir a A en B y no B, y a su vez a B en C y no C, y C en D y no D, entonces D queda definido como algo que pertenece a C, que pertenece a B y que pertenece a A). Asimismo considera Platón los objetos matemáticos (matemáticas y geometría), como principales elementos que presentes en la razón discursiva (dianoia), explican el grado de conocimiento de las ideas. En relación y síntesis con la idea explicada con anterioridad, solo los objetos matemáticos explicarán la verdadera realidad del pensamiento platónico. 

Andentrándonos en la contemporaneidad, Marcos du Sautoy, matemático profesor de la universidad de Oxford, afirmó que las matemáticas nos ayudan a describir la lógica que subyace al mundo tan complejo y caótico en el que vivimos. De modo que cualquier texto publicado en una plataforma digital puede ser reducido a código binario (de 1s y 0s). O mismamente, el cuerpo humano, compuesto por un concreto número de cromosomas, células, entre muchas otras unidades, cuya insuficiencia o exceso da lugar a síndromes o enfermedades. 

¿Podríamos afirmar por tanto el simple enunciado de que las matemáticas son el origen y explicación de todo principio lógico? Todo puede ser sometido a análisis matemático, y todo, desde una perspectiva u otra, está compuesto por números. Ello podría suscitar en nuestras mentes un nuevo planteamiento sobre la composición de los propios números. ¿Están estos compuestos de más números? Nos adentraríamos entonces en un círculo infinito y eterno que, para Platón, consistiría en la verdadera realidad.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

 

Redactor del artículo
Author: Celia
Sobre mi.
Otros artículos de este autor.

No estás autorizado a realizar un comentario. Accede a tu cuenta para comentar

© 2017 Solojoomla. Todos los derechos Reservados.Desarrollo & Diseño Solojoomla.COM

Search